domingo, 17 de octubre de 2010

Salome (Ewing, Devlin, Riegel - Downes)

Siempre comienzo mi “ópera del mes” en DVD con un resumen argumental del libreto. En el caso de la Salome de Richard Strauss debo, por primera vez, comenzar apuntando un breve antecedente histórico, que nos ayudará a entender mejor el curso de la acción: Herodes, tetrarca de Judea, se encuentra casado con Herodías, viuda de su hermano, lo que le ha valido los reproches de Jokanaan (Juan el Bautista), que considera el matrimonio incestuoso. Salomé es hija del anterior matrimonio de Herodías y en la obra de Wilde, el tetrarca, lejos de comportarse con ella como un padrastro, la desea apasionadamente para sí.

Resumen del argumento: Nos encontramos en el palacio de Herodes, donde se celebra una fiesta. Custodiada por unos guardias, cerca de ese lugar se halla la entrada a una oscura cisterna que sirve de prisión a Jokanaan. Narraboth, jefe de la guardia, observa embelesado la belleza de Salomé, hasta que las lascivas miradas de Herodes provocan que la muchacha huya de la fiesta. Es entonces cuando la joven escucha la voz de Jokanaan desde el interior de la cisterna. Picada por la curiosidad, insiste a Narraboth en que le permita ver al prisionero. Él trata de negarse, pero termina cediendo a los encantos de Salomé y ordena sacar de la cisterna a Jokanaan. La figura de este último provoca una sensación de fascinación y rechazo al mismo tiempo en Salomé, que apenas escucha las palabras del profeta exhortándola a ir en busca del Hijo del Hombre. Salomé, presa de una verdadera fiebre erótica hacia el Bautista, intenta besarle, lo que provoca que Narraboth, incapaz de ver la escena por más tiempo, se suicide.

Herodes, acompañado de su protestona esposa Herodías, abandona la fiesta a la búsqueda de Salomé, resbalando con la sangre de Narraboth. Vuelve a escucharse la voz de Jokanaan, lo que irrita a Herodías, que sabe dichas palabras dirigidas contra ella. El tetrarca trata de justificar su impasibilidad con los reproches del prisionero afirmando que tal vez sea un hombre santo que ha visto a Dios, lo que motiva una enojosa discusión teológica por parte de algunos rabinos presentes. Hastiado, Herodes pide a Salomé que le distraiga con un baile, a lo que esta se niega inicialmente. El tetrarca, incapaz de soportar la enrarecida atmósfera, llega a prometerle que satisfará cualquier deseo suyo a cambio de que baile para él. Salomé acepta, pese a la oposición de su madre, y baila ante todos la danza de los siete velos, tras lo cual pide que le sea traída en una bandeja de plata la cabeza de Jokanaan. Horrorizado, el tetrarca trata de disuadirla de su propósito, llegando a preferir ofrecerle su reino antes que ofender a Dios acabando con la vida del profeta. Para regocijo de Herodías, Salomé se mantiene firme en su petición, y Herodes, que no puede incumplir su promesa ante todos los presentes, ordena que Jokanaan sea decapitado.

Cuando Salomé toma en sus brazos la cabeza del profeta, besa sus labios mientras la ilumina la luz de la luna, lo que provoca tal horror en Herodes que ordena a sus guardias que la maten en ese instante, muriendo Salomé aplastada bajo sus escudos.

Traducción del libreto en kareol.


El gran Oscar Wilde publico su Salomé en idioma francés en 1892, partiendo del relato bíblico que narra la decapitación de San Juan Bautista (primo de Jesús) por orden del tetrarca Herodes Antipas. En realidad, si leemos con atención los Evangelios de Mateo y Marcos (los únicos que refieren el suceso) observaremos que ninguno de ellos menciona el nombre de la princesa. De hecho, es gracias a las “Antigüedades judías” del historiador Flavio Josefo que podemos dar nombre a nuestra heroína: Salomé.

Mc 6,14-29 La fama de Jesús llegó a oídos del rey Herodes. Unos decían: "Ése es Juan Bautista, que ha resucitado y tiene el poder de hacer milagros"; otros decían: "Es Elías", y otros: "Es un profeta como los antiguos". Pero Herodes, al oír hablar de esto, decía: "Es Juan, a quien yo mandé cortar la cabeza, que ha resucitado". Y es que Herodes había detenido a Juan y lo había metido en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, que él tenía como esposa. Porque Juan le decía: "No te está permitido tener la mujer de tu hermano". Herodías odiaba a Juan y quería matarlo; pero no podía, porque Herodes respetaba a Juan, pues reconocía que era un hombre justo y santo, y lo protegía; cuando lo oía quedaba perplejo, pero lo escuchaba con gusto. Y llegó el día oportuno. Herodes ofrecía un banquete en su cumpleaños a los magnates, a los tribunos y a los grandes personajes de Galilea. La hija de Herodías en persona entró, danzó y agradó a Herodes y a los invitados. Entonces el rey dijo a la muchacha: "Pídeme lo que quieras y te lo daré". Y juró: "Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino". Ella salió y preguntó a su madre: "¿Qué pido?". Su madre contestó: "La cabeza de Juan el Bautista". Corrió de nuevo a donde estaba el rey, entró y dijo: "Quiero que me des inmediatamente la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja". El rey se entristeció mucho, pero no quiso desairarla por el juramento y por los invitados. Inmediatamente el rey mandó a un verdugo que trajera la cabeza de Juan. Él fue a la cárcel, le cortó la cabeza, la trajo en una bandeja y se la dio a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre. Sus discípulos, al enterarse, fueron, recogieron el cadáver y lo sepultaron.

Mt 14, 1-12 Por entonces la fama de Jesús llegó a oídos del virrey Herodes, el cual dijo a sus cortesanos: "Ése es Juan Bautista, que ha resucitado de entre los muertos, y por eso tiene poder de obrar milagros". Y es que Herodes había detenido a Juan, lo había encadenado y lo había metido en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo; pues Juan le decía: "No te es permitido tenerla". Quiso matarlo; pero tuvo miedo del pueblo, que lo tenía por profeta. Al llegar el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías bailó en presencia de todos, y tanto agradó a Herodes, que juró darle lo que pidiera. Ella, instigada por su madre, le dijo: "Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan Bautista". El rey se entristeció, pero por el juramento y por los invitados ordenó que se la dieran, y envió a cortar la cabeza de Juan en la cárcel. Trajeron la cabeza en una bandeja y se la entregaron a la muchacha, la cual se la llevó a su madre. Sus discípulos fueron, recogieron el cadáver y lo sepultaron. Fueron después a decírselo a Jesús.


Como vemos, la obra de Wilde, así como su adaptación al libreto en alemán de Hedwig Lachmann, presenta importantes cambios y distorsiones históricas, tales como:

- Todo lo concerniente al personaje de Narraboth, llamado “el joven sirio” en la obra de Wilde.
- La pasión erótica de Salomé hacia Juan. Si atendemos al relato evangélico, con toda probabilidad nunca se vieron.
- La iniciativa de Salomé en dar muerte al profeta. En las Escrituras es Herodías quien indica a su hija que pida la cabeza de Juan en obsequio por su baile, por lo que la Salomé histórica parece actuar como títere de su madre.
- La muerte de Salomé.

En resumen, Wilde dibuja a la perfección un clima opresivo, salvaje, casi enloquecedor, partiendo del relato bíblico, lo que levantó no pocas suspicacias en su momento. De hecho, el propio Richard Strauss, ansioso de escribir una gran ópera llena de verdadero exotismo, no se vio ajeno a los problemas de la supuesta “inmoralidad” del argumento. Sabida es la negativa de Marie Wittich, la Salomé del estreno, a hacer esto o lo otro por ser “una mujer decente”. Strauss quería a una princesa adolescente “con la voz de una Isolda”, lo que a Wittich se le antojaba nuevamente imposible. Con todo, el estreno, acontecido el 9 de diciembre de 1905, fue todo un éxito, y no es para menos. Cuanto más se fija uno en la partitura de Strauss más salvaje le parece. Se trata de una música que va a más y que busca dejar sin respiro al oyente en cada momento. Incluso la trivial escena de los rabinos y su discusión sobre la posibilidad de ver a Dios, por ejemplo, está compuesta de tal modo que consiga marear y agobiar al espectador enredando las voces de los cantantes y repitiendo constantemente un simple tema de cuatro notas. En resumen, una de las mejores partituras del siglo.

Grabado en el Covent Garden londinense en 1992, el DVD que motiva esta entrada cuenta con la escenografía de Sir Peter Hall, quien por aquellos años fuese marido de Maria Ewing. Lo cierto es que a mis ojos, la puesta en escena ha envejecido mal para ser de fecha relativamente reciente, pero no deja de ser cierto que, pese a ello, refleja muy bien esa atmósfera casi insoportablemente opresiva de la que escribía antes. Para ello se utiliza una iluminación oscura, que a veces cambia de color de forma monstruosa. Como no podía ser de otro modo, todo el escenario está presidido por una luna de aspecto extraño y casi siniestro, “como una mujer muerta”.


Salomé es un personaje de gran complejidad, que mezcla el infantilismo aún propio de la adolescencia con el ardor sexual habitual de esa edad. En suma, estamos ante una especie de “femme fatale” adolescente que causa la desgracia de los hombres que la rodean (Narraboth, Jokanaan). A estos elementos habría que sumarle el que hay algo de enfermizo en su persona, y más concretamente, en su atracción por Jokanaan: ni siquiera parece darse cuenta de la muerte de Narraboth, que cae desplomado a sus pies, mientras ella trata en vano de seducir a su objetivo, de carácter imperturbable. Hay quien dice, a propósito de esta obra, que también Juan se siente atraído por Salomé, lo que a mí me parece más que dudoso. Si atendemos al texto, parece que Juan, enfocado por Wilde como “un fanático”, ni siquiera se digna a mirar a la protagonista. También la música nos muestra a un Jokanaan solemne, rígido, distante, mientras que la princesa es la viva encarnación de la sensualidad. Son dos mundos diferentes que nunca pueden alcanzar a tocarse, lo que desespera a la princesa. ¿Qué es lo que la lleva a pedir la muerte de Juan?; ¿Es el orgullo herido por el rechazo o tal vez el deseo erótico insatisfecho de besarle, aunque sea después de muerto? Probablemente, y siempre según mi entender, es una mezcla de ambas cosas. En su amplio soliloquio con la cabeza de Jokanaan entre las manos, ella lanza contra él recriminaciones que parecen indicar que es el orgullo lo que la ha llevado a acabar con él:

Hablaste contra mí,
en contra de Salomé,
hija de Herodías,
princesa de Judea.
¡Pues bien!
¡Yo vivo, pero tú estás muerto,
y tu cabeza, tu cabeza me pertenece!
Puedo hacer con ella
lo que me plazca.
Puedo arrojársela a los perros
y a las aves.
Lo que dejen los perros
se lo comerán las aves.

Sin embargo, acto seguido, encontramos palabras de amor hacia el profeta que revelan el deseo insatisfecho que la consume:

¡Ah! Jokanaán, Jokanaán,
eras tan hermoso.
Tu cuerpo era
una columna de marfil
edificada sobre pies de plata.
Era un jardín lleno de palomas,
sembrado de lirios de plata.
Nada en el mundo
era tan blanco como tu cuerpo.
Nada en el mundo
era tan negro como tus cabellos.
En el mundo entero
nada era tan rojo como tu boca.
Tu voz olía como un incensario
y, cuando te miraba,
oía una música misteriosa.

En resumen, estamos ante un personaje de oscurísima psicología, cuya arrolladora necesidad de tomar entre sus manos la cabeza decapitada de Juan y besarla (necrofilia) es expresada con terquedad infantil en su larga disputa con Herodes. Después de que el verdugo baje a acabar con la vida de Juan, ella creerá por un momento erróneamente que este no se ha atrevido a matarle, lo que provoca que el personaje abandone definitivamente su apariencia de “niña buena” y muestre lo que en toda regla es un ataque histérico enfermizo y asesino, exigiendo a los soldados que acaben con Juan, e incluso amenazándoles de muerte mientras Herodes y Herodías la miran pasmados. Como decía al empezar, infantilismo, erotismo y perversión son para mí los rasgos característicos de Salomé, y es el primero de ellos el que tal vez haga del personaje algo más monstruoso si cabe.

Debo decir que Maria Ewing nunca ha sido santo de mi devoción. Otros más capacitados que yo podrán referir más exactamente sus carencias vocales desde el punto de vista técnico, pero por lo que a mí respecta, su entonación vacilante y su tendencia a veces a la sobreactuación y al griterío son los elementos que más me echan para atrás. Y es una pena, porque lo que me parece malo no es su voz, sino la falta de control sobre la misma. Con todo, debo decir que esta Salome es, con notable diferencia, lo mejor que le he visto a Ewing. Mi Salomé de referencia, a fecha de hoy, es Hildegard Behrens en la magnífica grabación de Karajan en el sello EMI. Ewing lo hace con mucha dignidad, y sobre todo sorprenderá satisfactoriamente, como fue mi caso, a quienes aborden el DVD temiéndose lo peor.


Hablando de Ewing, es preciso hacer referencia, cómo no, a su danza de los siete velos. Para empezar, estamos ante un momento altamente conflictivo a la hora de interpretarse, por la sencilla razón de que los cantantes no son bailarines y aquí se exige que la protagonista dance convincentemente bien durante siete u ocho minutos. No nos engañemos: viendo muchas de las filmaciones que rulan por ahí, el resultado es las más de las veces grotesco. Pues bien, es de justicia decir que Ewing se defiende bastante mejor que otras muchas que he visto en esto del baile, que al menos aquí no parece ridículo. Su físico es cuestión aparte. No hay problemas en cuanto a su figura, pero en lo concerniente a su rostro habrá quienes hablen de “extraña belleza” o simplemente, de fealdad. Por lo que a mí respecta, me limito a decir que sus rasgos no me motivan, pero para gustos los colores. ¿A dónde voy con todo esto del físico? Muy simple: su marido Sir Peter Hall decidió irse de transgresor y hacer una danza de los siete velos... de verdad: Ewing se quita siete prendas y queda completamente desnuda al final, algo que han hecho posteriormente otras cantantes como Catherine Malfitano. El propio DVD avisa, de forma bastante mojigata, con un “Warning” que advierte del desnudo, y he comprobado que en Youtube figura este fragmento como contenido para adultos. ¡Qué exageración! Estamos hablando de un desnudo que no busca precisamente el erotismo, sino que es de tipo artístico, y efectuado además por alguien de muy dudosa (pero dudosa de verdad) belleza física. Pues como muestra de que me río de tanta ñoñería, he aquí la foto del momento en cuestión. No hay “contenido inadecuado” por ningún lado, como tampoco lo veo en una fotografía de tipo artístico o en una pintura de un desnudo.

Más que erotismo, el efecto que produce en mí el desenlace de este baile es de una gran... confusión. La música enloquece al final, y cuando Ewing comienza a quedarse en paños menores uno piensa “no puede ser”, “no puede ser”, y al final... es. Uno queda con la impresión de que a Salomé (no ya a Ewing) se le ha ido la cabeza y que es capaz de cualquier cosa con tal de lograr su objetivo. Todo un personaje.


Jokanaan se me antoja, en principio, como un personaje menos interesante desde el punto de vista psicológico. Se le ve como alguien distante, que vive mentalmente en otro mundo, como una especie de iluminado cuyas palabras son de difícil comprensión y que parece situarse más allá de las pasiones humanas. En definitiva, le vemos como a un santo o un loco (cada cual es libre de elegir la apreciación que guste), como un hombre en el que el polo espiritual es tan profundamente arrollador como lo es el carnal en Salomé. Si ella es incapaz de ceder, él tampoco. Es esa firmeza espiritual o fanatismo (repito, según se mire al personaje) que le lleva a no pronunciar la menor queja de su cautiverio lo que le hace distante y le convierte en alguien con quien cuesta identificarse. Strauss incide en ello aportando para él una música solemne, lineal y con predominio de los metales de la orquesta, por contraposición a la sinuosidad de Salomé.

En el papel tenemos a un poco convincente Michael Devlin. Poco convincente no por problemas con su canto, que no los encuentro, sino por la falta de contundencia de su voz. Devlin no es capaz de hacerme sentir la firmeza mental del personaje, y su caracterización escénica como la reencarnación del mismísimo Tarzán tampoco ayuda. Un Tarzán de enorme melena que le llega hasta casi la cintura y que, sin embargo, muestra un afeitado impoluto.

Si Jokanaan es el personaje masculino predominante durante aproximadamente la primera mitad de la ópera, el segundo es el tetrarca Herodes, interpretado aquí sobresalientemente por un estupendo Kenneth Gilbert, poseedor de una clara voz de tenor lírico capaz de expresar la sinuosidad malévola que encierra para él la música de Strauss en aquellos momentos en los que se muestra bajo el influjo erótico de Salomé, o bien la desesperación atormentada en su negativa a dar a aquella la cabeza de Juan o la locura que parece envolver de cuando en cuando al personaje al percibir ruidos y sensaciones inexistentes y comportarse como un lunático. Un lunático, porque así es como Strauss entiende a Herodes: un personaje dominado por la lascivia y el miedo supersticioso a Jokanaan, un miedo que se empeña en negar de forma patética. Un personaje cuyos cambios de humor (por ejemplo, en lo concerniente a la muerte de la princesa) y cuyos extrañísimos problemas de memoria le hacen parecer como un enfermo, pero no del cuerpo como parece apuntar Herodías, sino de la mente. Salomé y Jokanaan son personajes terribles que guardan en común un carácter “todoterreno” e inflexible. La volubilidad del tetrarca, en contraste, convierte al personaje en algo parecido a una caricatura ridícula y hasta repugnante. Hay que insistir: ¡qué gran trabajo de teatro y música!

En cuanto a los secundarios, encuentro muy satisfactorio el Narraboth de Robin Leggate, cuya hermosa y cálida voz al principio pasa a convertirse en auténtica desesperación mientras Salomé trata de besar a Jokanaan. Es un personaje cálido, y así lo parecen sus sentimientos amorosos para con Salomé, a diferencia de la lascivia brutal que envuelve a Herodes. Pero Narraboth no significa nada para la princesa: es una ficha que utiliza para lograr su objetivo, y su muerte no es capaz de provocar ninguna reacción en Salomé. Porque Narraboth muere, del mismo modo que Jokanaan o la princesa. Él es el primero, junto con el paje, en contemplar el extraño aspecto de la luna que preside el escenario y que, con la salvedad de Juan, parece inyectar de cierta locura a los personajes. Así lo prevé el paje amigo de Narraboth nada más comenzar la acción (“algo terrible ocurrirá”). La única pega de este Narraboth concierne a su vestuario cursi y edulcorado, como si se pretendiera incidir en el carácter inocente del sirio y en su insignificancia al ser literalmente arrollado por Salomé.

Por último, bien la Herodías de Gillian Knight y el paje de Fiona Kimm. En cuanto a los soldados, sencillamente espantoso el segundo de ellos (Eric Garrett), así como el capadocio de Colin Iveson. Cualquiera canta mejor en la ducha. Como curiosidad, entre los rabinos judíos se encuentra Francis Egerton, de quien ya hablé a propósito de su interpretación de Basilio en Las bodas de Fígaro de Gardiner en DVD.

Estupenda la dirección de Edward Downes al frente de la orquesta de la Royal Opera House.

La fotografía podría ser mejor para tratarse de una filmación de 1992, pero al menos es aceptable. Lo que me parece simplemente bochornoso es que el DVD sólo tenga subtítulos en inglés.

Una representación llena de altibajos que consigue, no obstante, captar muy bien la atmósfera asfixiante de la obra.





1 comentarios:

Extraordinaria entrada. Coincido totalmente en tu opinión sobre Ewing, la que se cargó el Pelléas de Abbado.

Publicar un comentario en la entrada

Categorías

Accademia del Piacere (3) Actualidad (26) Adam Fischer (1) Adelio Zagonara (3) Adina Aaron (1) Adolphe Adam (2) Adriana Kučerová (1) Aida (4) Ainhoa Arteta (4) Ainhoa Garmendia (1) Akademie für Alte Musik Berlin (1) Alastair Milnes (1) Alberto Erede (1) Aldo Bottion (3) Alessandro Granda (1) Alessandro Scarlatti (1) Alessandro Stradella (1) Alexander Joel (2) Alexander Rahbari (1) Alexander Scriabin (1) Alexander Vinogradov (1) Alexia Voulgaridou (2) Alfonso Antoniozzi (1) Alfredo Kraus (3) Alice Coote (1) Alicia Alonso (2) Amanda Roocroft (1) Amandine Beyer (1) Amy Freston (2) Ana Frank (3) Andreas Schager (1) Andreas Scholl (1) Andrei Serban (1) Angela Gheorghiu (3) Angelika Kirchschlager (2) Angelo Mercuriali (3) Anita Soldh (3) Anja Harteros (1) Anke Vondung (1) Ann Christine Biel (4) Ann Murray (2) Anna Caterina Antonacci (2) Anna di Stasio (2) Anna Maria Canali (2) Anna Moffo (2) Anne Sofie von Otter (4) Anthony Minghella (1) Anthony Rolfe Johnson (4) Antoine Forquerai (1) Anton Dermota (1) Anton Webern (1) Antonietta Stella (1) Antonino Siragusa (1) Antonio Meneses (1) Antonio Pappano (1) Antonio Vivaldi (9) Aprile Millo (1) Aquitania (3) Arleen Augér (2) Arnold Östman (8) Artefactum (4) Arturo Basile (1) Audrey Hepburn (1) Axabeba (6) Ballet (8) Ballet Nacional de Cuba (2) Ballet Nacional de Kiev (1) Barbara Bonney (4) Barbara Frittoli (4) Barbara Hendricks (1) Barbara Schlick (1) Bayerisches Staatsballett (1) Beniamino Gigli (1) Bernabé Martí (1) Bernarda Fink (2) Bo Skovhus (1) Boris Christoff (1) Britt-Marie Aruhn (1) Bruce Rankin (1) Bruno Bartoletti (2) Bruno Campanella (1) Bryn Terfel (2) Cajasol (7) Camilla Nylund (1) Carl Maria von Weber (1) Carl Philipp Emanuel Bach (4) Carles Magraner (2) Carlo Bergonzi (4) Carlo Colombara (3) Carlo Maria Giulini (1) Carlos Chausson (3) Carlos Feller (2) Carlos Kleiber (1) Carlos Mena (5) Carlos Álvarez (1) Carmela Remigio (1) Carmen (4) Carmen Giannasttasio (1) Carol Neblett (1) Catherine Malfitano (1) Catherine Robbin (1) Cavalleria Rusticana (1) Celso Albelo (1) Cesare Siepi (3) Cesare Valletti (1) Charles Rosekrans (1) Cheryl Barker (1) Christa Ludwig (3) Christian Zacharias (1) Christina Deutekom (1) Christina Pluhar (1) Christoph Willibald Gluck (4) Christophe Coin (3) Christophe Dumaux (1) Ciclo de Cámara OBS (2) Ciclo de Músicas Históricas OBS (8) Cine y TV (2) Claire Watson (1) Clara Petrella (1) Claudio Abbado (4) Claudio Desderi (2) Claudio Nicolai (1) Claudio Sgura (2) Claus Guth (1) Clifford Grant (1) Compañía Nacional de Danza (1) Conchita Velasquez (1) Conciertos de Brandemburgo (1) Constanze Backes (3) Coppélia (1) Corelli (2) Cornelius Hauptmann (1) Cornell MacNeil (2) Coro Barroco de Andalucía (2) Così fan tutte (4) Cyril Auvity (2) Dagmar Schellenberger (1) Dalibor Jenis (1) Daniel Barenboim (3) Daniel Oren (1) Daniele Callegari (1) Danielle de Niese (3) Danza Maestranza (9) Das Rheingold (1) David Kuebler (1) David McVicar (2) Debilidades (2) Der Freischütz (1) Derek Lee Ragin (1) Diana Damrau (1) Die Entführung aus dem Serail (1) Die lustige Witwe (1) Die Walküre (1) Die Zauberflöte (5) Diego Fasolis (1) Dietrich Fischer-Dieskau (1) Dietrich Henschel (1) Dimitri Ulianov (4) Discografía (2) Discografía ópera (55) Dmitry Sinkovsky (1) Dolora Zajick (3) Domenico Scarlatti (1) Dominique Visse (3) Don Carlo (3) Don Giovanni (5) Donizetti (7) Dorothea Röschmann (2) Dwayne Croft (1) Edgardo Rocha (1) Edita Gruberova (3) Edo de Waart (1) Eduardo López Banzo (1) Edward Downes (1) Eirian James (1) Ekaterina Siurina (1) El Cascanueces (1) El lago de los cisnes (1) El ocaso de los dioses (1) Elena Obraztsova (2) Elijah Moshinsky (1) Elina Garanča (3) Elisabeth Grümmer (1) Elizabeth Harwood (1) Emmanuelle Haïm (1) English National Ballet (1) Enrico Casazza (1) Enrico Cossutta (1) Enrico Onofri (8) Enzo Dara (2) Enzo Frigerio (1) Enzo Sordello (1) Erich Leinsdorf (2) Erna Berger (1) Erwin Schrott (1) Ettore Bastianini (2) Eva Marton (1) Evelyn Herlitzius (1) Fabio Capitanucci (1) Fahmi Alqhai (5) Falk Struckmann (1) Fernando Corena (3) Ferruccio Furlanetto (2) Ferruccio Tagliavini (1) Festival de Música Antigua de Sevilla (25) Fidelio (1) Fiorenza Cedolins (2) Fiorenza Cossotto (4) Flaviano Labò (1) Florian Boesch (1) Forma Antiqva (1) Francesco Geminiani (1) Francesco Molinari-Pradelli (2) Francis Egerton (4) Francisco Araiza (3) Francisco Guerrero (1) Francisco Negrín (1) Franco Calabrese (1) Franco Zeffirelli (8) Frank Lopardo (2) Frans Brüggen (1) Franz Crass (2) Franz Lehár (1) Franz Schubert (4) Franz Welser-Möst (1) Franz-Josef Selig (2) François Couperin (1) Frederica von Stade (2) Frédéric Chopin (1) Furio Zanasi (3) Gabriel Fauré (1) Gabriele Bellini (1) Gabriele Santini (2) Galina Vishnevskaya (1) General (4) Gente a la que admiro (3) Georg Philipp Telemann (7) George Frideric Handel (13) George Petean (1) Georges Bizet (6) Ghena Dimitrova (1) Giacomo Prestia (2) Giacomo Puccini (60) Gianandrea Gavazzeni (1) Gianfranco Rivoli (1) Gianni Raimondi (1) Gillian Knight (5) Gino Vanelli (1) Gioachino Rossini (9) Giorgio Gallione (1) Giorgio Zancanaro (1) Giovanna Casolla (2) Giovanni Battista Pergolesi (2) Giovanni Reggioli (1) Giselle (2) Giuliano Carmignola (2) Giulietta Simionato (1) Giulio Cesare (3) Giuseppe Campora (2) Giuseppe Di Stefano (3) Giuseppe Gipali (1) Giuseppe Nessi (1) Giuseppe Patané (2) Giuseppe Sinopoli (2) Giuseppe Taddei (2) Giuseppe Tartini (1) Giuseppe Verdi (24) Grace Bumbry (1) Graham Vick (1) Gustav Leonhardt (1) Gustav Mahler (2) Göran Järvefelt (4) Günter Neuhold (1) Hector Berlioz (1) Henry Purcell (3) Herbert von Karajan (8) Hermann Prey (3) Hervé Niquet (1) Hildegard Behrens (2) Hiromi Omura (1) Historicismo (1) Hugo Wolf (1) Humperdinck (2) Hänsel und Gretel (1) Håkan Hagegård (2) Héctor Sandoval (1) Idomeneo (2) Iestyn Davies (1) Il barbiere di Siviglia (4) Il ritorno d'Ulisse (1) Il trionfo del tempo e del disinganno (1) Il Trovatore (1) Ildebrando D'Arcangelo (1) Inger Dam-Jensen (1) Ingvar Wixell (3) Iris Vermillion (1) Irmgard Vilsmaier (1) Iréne Theorin (1) Isaac Albéniz (1) Isabel Leonard (1) Ismael Jordi (2) Ivo Pogorelich (1) Ivo Vinco (3) Ivor Bolton (1) Iván Fischer (1) Jacques Offenbach (2) James Conlon (2) James King (1) James Levine (3) Jana Kurucová (1) Janice Baird (1) Javier Perianes (1) Jean-Philippe Rameau (3) Jean-Pierre Ponnelle (6) Jennifer Holloway (1) Jennifer Larmore (2) Jessica Pratt (1) Jesús López-Cobos (1) Joan Martín-Royo (1) Joan Sutherland (4) Joaquín Achúcarro (1) Joaquín Turina (1) Johann Christian Bach (1) Johann Hieronymus Kapsberger (1) Johann Jakob Froberger (1) Johann Sebastian Bach (15) Johannes Brahms (2) John Cox (1) John Dexter (1) John Eliot Gardiner (8) John Mark Ainsley (1) John Tomlinson (1) Jon Vickers (2) Jonas Kaufmann (3) Jordi Savall (4) Joseph Bodin de Boismortier (1) Joseph Haydn (6) José Bros (2) José Carreras (2) José Ferrero (1) José Van Dam (3) Joyce DiDonato (1) Juan Pons (2) Juan Sancho (3) Jules Massenet (3) Julia Doyle (1) Julia Migenes-Johnson (1) Julia Varady (1) Julius Rudel (1) Jussi Björling (1) Kate Aldrich (1) Kazushi Ono (1) Kenneth Riegel (1) Kiri Te Kanawa (4) Krešimir Špicer (1) Kristinn Sigmundsson (2) Kurt Moll (2) L'Arpeggiata (1) L'incoronazione di Poppea (2) L'Orfeo (2) La Bayadère (1) La bella durmiente (1) La Bohème (4) La Cenerentola (3) La Cenicienta (ballet) (1) La clemenza di Tito (3) La fanciulla del West (1) La favorita (3) La finta giardiniera (1) La Fura dels Baus (3) La Máquina del Tiempo (1) La princesse de Navarre (1) La serva padrona (1) La Traviata (6) Lars Tibell (1) Lars Ulrik Mortensen (1) Laurent Pelly (1) Le nozze di Figaro (5) Leo Nucci (3) Leona Mitchell (1) Leontyne Price (2) Leoš Janáček (1) Licia Albanese (1) Lioba Braun (1) Lisa Della Casa (2) Literatura (6) Llibre Vermell de Montserrat (1) Lorenzo Molajoli (1) Lorin Maazel (4) Los miserables (1) Louis Quilico (2) Luca Pisaroni (2) Lucia di Lammermoor (3) Lucia Popp (2) Luciano Pavarotti (9) Ludwig van Beethoven (5) Luigi Alva (2) Luigi Roni (2) László Polgár (3) Léo Delibes (1) M22 (3) Madama Butterfly (47) Madeline Bender (1) Maestranza (57) Magda Olivero (1) Magdalena Kožená (2) Manfredo Kraemer (2) Manon Lescaut (3) Manuel de Falla (3) Marcello Giordani (2) Marcelo Álvarez (2) Marco Berti (1) Marco Vinco (2) Marco Vratogna (1) Maria Callas (5) Maria Chiara (1) Maria Christina Kiehr (1) Maria Ewing (1) Maria Grazia Schiavo (1) Maria Höglind (2) Maria Joao Pires (1) Maria Spacagna (1) Maria Zifchak (1) Marianna Pizzolato (1) Marianne Rørholm (1) Mariella Devia (1) Marijana Mijanović (1) Marin Marais (1) Marina Rodríguez-Cusì (1) Mario Basiola (1) Mario Boriello (1) Mario Carlin (1) Mario del Monaco (2) Mario Gas (1) Mariola Cantarero (2) Martin Thompson (1) Martti Talvela (1) María Espada (6) Massimiliano Pisapia (1) Massimiliano Stefanelli (1) Massimo Giordano (1) Matteo Manuguerra (1) Maurizio Arena (1) Melchiorre Luise (2) Miah Persson (2) Michael Chance (2) Michael Devlin (1) Michael Maniaci (1) Michael Schade (3) Michel Sénéchal (4) Michel Volle (1) Michele Mariotti (1) Mirella Freni (9) Miriam Gauci (1) Mojca Erdmann (1) Monteverdi (8) Montserrat Caballé (3) Montserrat Figueras (1) Montserrat Martí (1) Moïse et pahraon (1) Musicales (1) Nabucco (2) Nancy Argenta (2) Nancy Fabiola Herrera (1) Navidad (1) Nazzareno Antinori (2) Nello Santi (1) Nelson Portella (1) Nichola Hytner (1) Nicola Raab (1) Nicola Rescigno (1) Nicolai Gedda (2) Nicolai Ghiaurov (6) Nicolas Rivenq (1) Nikolaus Harnoncourt (3) Nino Machaidze (1) Noches en los jardines del Alcázar (27) Norah Amsellem (1) Nuria Rial (1) Olga Peretyatko (1) Oliviero de Fabritiis (4) Orfeo y Eurídice (3) Orietta Moscucci (1) Orquesta Barroca de Sevilla (33) Orquesta de Extremadura (1) Otello (2) Otras cosas (20) Otros Conciertos (7) Otto Edelmann (1) Otto Klemperer (1) Paata Burchuladze (2) Pablo Elvira (1) Pamela Helen Stephen (1) Paolo Battaglia (1) Paolo Montarsolo (6) Patricia Bardon (1) Patricia Petibon (2) Patricia Racette (1) Patrick Fournillier (1) Patrick Summers (1) Paul Armin Edelmann (1) Peter Dvorsky (2) Peter Neumann (1) Petra Lang (1) Petteri Salomaa (3) Philip Langridge (2) Philippe Jordan (1) Piano (5) Piano Maestranza (6) Pier Francesco Poli (1) Pier Luigi Pizzi (2) Piero Cappuccilli (1) Piero de Palma (7) Pierre Hantaï (1) Pietro Locatelli (1) Pietro Mascagni (1) Piotr Beczala (1) Plinio Clabassi (2) Plácido Domingo (20) Rafael Frühbeck de Burgos (1) Raffaella Angeletti (1) Raina Kabaivanska (4) Rainer Trost (1) Ramón Vargas (1) Raquel Andueza (5) Recitales Maestranza (13) Renata Scotto (4) Renata Tebaldi (3) Renato Bruson (3) Renato Cesari (2) Renato Cioni (4) Renato Palumbo (1) René Jacobs (2) René Pape (1) Renée Fleming (1) Riccardo Chailly (1) Riccardo Muti (6) Richard Bonynge (2) Richard Croft (2) Richard Di Rienzi (1) Richard Eyre (2) Richard Strauss (3) Richard Troxell (2) Richard Tucker (1) Richard Van Allan (2) Richard Wagner (5) Rigoletto (3) Rita Gorr (1) Robert Carsen (1) Robert Lloyd (1) Robert Merrill (1) Robert Schumann (2) Robert Wilson (2) Roberta Invernizzi (1) Roberto Alagna (1) Roberto de Simone (1) Roberto Frontali (2) Roberto Saccà (1) Roberto Tavigiani (1) Robin Leggate (6) Rodney Gilfry (3) Rolando Panerai (3) Romeo y Julieta (Ballet) (1) Romina Basso (1) Rosa Mannion (1) Rosalind Elias (2) Rosetta Pampanini (1) Ruggero Raimondi (3) Ruth Rosique (1) Salome (2) Samuel Barber (1) Samuel Ramey (1) Sarah Connolly (2) Scott Piper (2) Sena Jurinac (1) Sergei Leiferkus (1) Sergei Prokofiev (2) Sergej Larin (2) Sergi Giménez (1) Sergéi Rajmáninov (1) Sesto Bruscantini (1) Sharon Graham (1) Sherril Milnes (3) Siegfried (1) Sigiswald Kuijken (1) Silvano Carroli (1) Simon Boccanegra (1) Simon Keenlyside (1) Simón Orfila (2) Sir Colin Davis (2) Sir Georg Solti (5) Sir John Barbirolli (1) Sir Neville Marriner (1) Sir Peter Hall (1) Sir Peter Pears (1) Sir Roger Norrington (1) Sir Thomas Allen (4) Skip Sempé (1) Sonia Ganassi (3) Sonia Prina (1) Sonja Frisell (2) Sonya Yoncheva (1) Stefan Dahlberg (2) Stefania Bonfadelli (2) Stefania Malagú (2) Stephen Costello (1) Stolen Notes (2) Stuart Kale (2) Susanne Mentzer (1) Svetla Vassileva (1) Svetlana Katchour (1) Sylvia McNair (2) Tamara Mumford (1) Tatiana Lisnic (1) Tchaikovsky (3) Teddy Tahu Rhodes (1) Teodor Ilincai (2) Tercia realidad (2) Teresa Berganza (3) Teresa Stratas (1) Thaïs (2) The Hilliard Ensemble (1) Thomas Hampson (2) Tito Gobbi (3) Tiziano Severini (1) Tokyo String Quartet (1) Tom Krause (1) Tomás Luis de Victoria (1) Topi Lehtipuu (3) Tosca (3) Toti Dal Monte (1) Trevor Pinnock (1) Tristán e Isolda (1) Tullio Serafin (1) Turandot (5) Tuva Semmingsen (1) Ute Gfrerer (1) Variaciones Goldberg (1) Venice Baroque Orchestra (1) Veronika Kincses (1) Vespro della Beata Vergine (1) Vesselina Kasarova (1) Victor de Sabata (1) Victoria de los Ángeles (2) Villancicos (1) Vincent Boussard (2) Viorica Cortez (2) Vittoria Palombini (1) Vivica Genaux (1) Walter Berry (2) Werther (1) Wilbert Hazelzet (1) Wilhelm Furtwängler (1) Will Hartmann (1) William Christie (3) Willy Decker (1) Wolfgang Ablinger-Sperrhacke (1) Wolfgang Amadeus Mozart (42) Wolfgang Brendel (1) Wolfgang Sawallisch (2) Xavier Sabata (2) Y digo yo (3) Yannick Nézt-Séguin (1) Yasuko Hayashi (1) Ying Huang (2) Yolanda Auyanet (2) Yordy Ramiro (1) Yuja Wang (3) Zaide (1) Zarzuela (1) Zoltán Kocsis (1) Zubin Mehta (4) Ángel Ódena (3) Ópera (182) Ópera en DVD (75) Ópera Maestranza (23) Šárka (1)